Corea y la cirugía plástica

Corea y la cirugía plástica

Corea, la meca de la cirugía plástica

Corea del Sur es ciertamente un país único cultural y socialmente en muchos aspectos, pero lo que la hace tan llamativa a nivel mundial es su cirugía plástica, y no es de extrañar porque mueve un 24% del mercado mundial en este sector, ganando alrededor de 5.000 millones de euros al año.

Estas cifras confirman lo que muchos artículos dicen: Corea es la meca de la cirugía plástica, un destino de belleza tanto para coreanos como para los extranjeros que van a someterse a este proceso, que no son pocos: en 2014 unos 300.000 turistas viajaron sólo para operarse. Según la Korean Health Industry Development, los países que más viajan con este fin son China (que encabeza esta lista) EEUU, Rusia, Mongolia y Japón. Esto se debe a que, en comparación con otros países, en Corea estas operaciones son más baratas, hasta la mitad si comparamos los precios con EEUU. Sin embargo, muchos extranjeros que quieren volver a su país tienen problemas debido al gran cambio de aspecto, y para ello la clínica les proporciona un certificado para demostrar que son ellos mismos. Increíble, pero cierto.

  • Facebook
  • Twitter

Moviéndonos ahora al terreno nativo, según la Asociación Internacional de Cirujanos Plásticos, en 2015 un 20% de mujeres coreanas se sometieron a cirugía plástica, quienes son las que más consumen este tipo de “producto”.

A diferencia de en Occidente, en Corea del Sur la cirugía plástica es tan común como irte a comprar ropa en el centro comercial, no lo tratan como un secreto y eso lo podemos comprobar en los metros, donde abundan este tipo de anuncios. Además, es tan común que a veces los padres dan como regalo de graduación ciertos tipos de cirugía a sus hijas. Por lo general, los motivos por las que las coreanas se operan son para conseguir trabajo, para su boda y para sentirse más seguras de sí mismas.

  • Facebook
  • Twitter

Las cirugías más conocidas y pedidas en Corea son la blefaroplastia (3.000 euros), conocida como la operación del doble párpado, la rinoplastia (4.000 euros) y el limado de mandíbula (8.500 euros), siendo la primera la más común de todas. Estas operaciones se hacen con el objetivo de obtener el llamado look “grano de arroz”: cara ovalada y a poder ser pálida, ojos con doble párpado, nariz con puente, es decir, un poco curva y no aplanada, y boca de piñón. Corea, en definitiva, busca lograr un ideal de feminidad ingenua e infantil, a diferencia de Occidente que enfatiza la sexualidad de la mujer.

Ahora bien, todo lo bueno tiene su lado malo, y la cirugía plástica no es una excepción. En este caso, el lado malo son los conocidos como “doctores fantasmas”, médicos que realizan cirugía plástica sin los certificados que les habiliten hacer este tipo de operaciones. Estos médicos ofrecen a través de su publicidad milagros prácticamente imposibles, y a más de alguno le ha costado un estropicio para nada barato. Ante este asunto, el gobierno coreano está intentando todo lo posible por suprimir esta práctica.

En definitiva, y volviendo a los motivos de hacerse estas operaciones, el objetivo principal de la cirugía estética desde el punto de vista coreano es adaptarse a la belleza media. Muchos son los sociólogos coreanos que han tratado de dar una explicación a este asunto, pero la mayoría coincide en la teoría de la mentalidad confuciana: es el entorno social el que marca las pautas de comportamiento, el que decide, es decir, se asocia el éxito de la cirugía al sentimiento de pertenencia colectiva que existe en Corea.

¿Qué pensáis de este asunto? Si os dieran la oportunidad, ¿probaríais pasar por este tipo de operaciones?

Escrito por

Anuncio

1 Comment

Leave a Reply