Rincones con encanto: Ciudades que han acogido el mundial Sub 20.

En este blog, haremos un breve recorrido cultural por algunas de las ciudades más importantes de Corea del Sur. En concreto hablaremos sobre las ciudades que han acogido el Mundial de Fútbol sub 20. ¿Preparados para el paseo?

Incheon

  • Facebook
  • Twitter

Desde la inauguración de su aeropuerto internacional en 2001, la ciudad de Incheon se ha convertido en centro neurálgico de transportes del noreste de Asia, transformando así la urbe en una auténtica ciudad internacional.

Para un ambiente más de ocio, el parque central de Songdo, ofrece taxis acuáticos, canoas y pistas para bicicletas. De esta manera,  podemos disfrutar de impresionantes vistas con los rascacielos como telón de fondo.

Frente a las costas de Incheon se hallan varias islas. Entre otras islas importantes, destacan La Isla de Wolmido, con sus famosos centros culturales y restaurantes. La Isla de Silmido, es una isla inhabitada pero famosa por haber sido el escenario de muchas películas.

Por último, la Isla de Ganghwado, también deshabitada  en la actualidad pero famosa por sus Dólmenes (tumbas de piedra en las que se enterraba a los antiguos reyes), considerados parte del Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO.

Jeonju

  • Facebook
  • Twitter
   

Jeonju fue la capital de la Dinastía Baekje. La ciudad ha sido también centro administrativo de la región de Honam desde la era Joseon. Actualmente, Jeonju está repleta de lugares históricos y riqueza cultural, lo que permite a sus visitantes disfrutar de los valores de la cultura tradicional del país. Todos estos factores la convierten en una de las ciudades más auténticas de la República de Corea.

Jeonju es conocida por conservar muchas casas tradicionales coreanas (Hanok). El pueblo Hanok de Jeonju, alberga hoy en día 600 hanok y 1.300 residentes; al pasear por  él nos hace transportarnos en el tiempo. Sus atractivos más destacados son Gyeonggijeon (lugar de nacimiento del Reino Joseon), el Hyanggyo de Jeonju (un templo confuciano que era además un colegio), y el Omokdae (un pabellón desde el cual puede contemplarse el pueblo entero de Hanok).

Junto a la entrada del pueblo Hanok se alza una catedral románica, conocida como la catedral Jeondong. Se trata de una de las tres catedrales católicas que hay en la República de Corea, junto con la catedral de Myungdong, en Seúl, y la catedral de Gyesan, en Daegu.

Pero Jeonju es mucho más que un destino turístico. La región de Jeolla, de la que es capital, es famosa por su gran variedad de opciones culinarias. Los platos más representativos son los brotes de soja, el hwangpomuk (una gelatina hecha a base de soja verde), el bibimbap de Jeonju (una sopa de brotes de soja y arroz hervida en cuencos de barro, conocida en toda Corea), y el omogaritang (una sopa picante de pescado de agua dulce).

La ciudad de Jeonju celebra anualmente el Festival Internacional de Sori, en el que se presentan tanto música tradicional coreana (gugak) como distintos estilos musicales procedentes de todo el mundo.

Suwon

  • Facebook
  • Twitter

La ciudad de Suwon, situada al sur de Seúl, fue en su día la sede del gobierno provincial durante la dinastía Joseon. Desde que el rey Jeongjo encargó la construcción de la fortaleza de Hwaseong hace 200 años, Suwon no ha perdido su condición de centro de transportes y de cultura.  Destacan sus bienes culturales como Hwaseong, la muralla declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO que rodea la ciudad, coexisten con diez parques modernos en una perfecta armonía entre pasado y presente.

En el centro de Hwaseong, se encuentra la mayor Haenggung (residencia temporal de un rey) del país. Los turistas pueden admirar todo el complejo amurallado desde el tren de Hwaseong,que fue moldeado con  semejanza a el palanquín del rey, que efectúa un recorrido de 30 minutos por el recinto. También pueden optar por probar el tiro con arco Gukgung tradicional.

La ciudad fortaleza es famosa por el galbi, el plato típico coreano consistente en costillas de ternera adobadas y asadas en las brasas. El galbi de Suwon tiene incluso su propio nombre, wanggalbi, por sus abundantes raciones.

Para una experiencia más moderna, visite la calle Na Hyeseok, que lleva el nombre del famoso artista y escritor, y explore sus diversas exposiciones culturales y su vibrante vida nocturna.

Jeju

  • Facebook
  • Twitter
        

Jejudo, la isla de mayor tamaño de la República de Corea, se encuentra a unos 100 kilómetros al sur del extremo meridional de la península, y es famosa por la belleza de sus paisajes naturales.

Sus mayores atractivos son la montaña de Hallasan, la más alta del país con 1.950 metros; Seongsan Ilchulbong o Pico del Alba; y las islas volcánicas y columnas de lava de Jeju, reconocidas como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2007.

Jejudo recibe a menudo el sobrenombre de “Isla Samdado”, debido a la abundancia de rocas, viento y mujeres. Este apodo evoca la sabiduría, vitalidad y tenacidad de sus habitantes —en especial de las mujeres— por salir adelante en un entorno tan hostil.

Hace tiempo, Jejudo fue asolado por huracanes estivales, pero disfruta en la actualidad de unos molinos que producen constantemente grandes cantidades de energía renovable. Y pese a que una capa de basalto cubre toda la isla, imposibilitando el cultivo de arroz, los doldam (muros de piedra que transcurren por toda la isla) se han convertido en un atractivo turístico y símbolo de Jejudo.

Además de sus maravillas naturales, Jejudo cuenta con una rica cultura culinaria, única en el país. En el extremo norte de la isla se encuentra la ciudad de Jeju y el mercado de Dongmun, una inmensa lonja en la que los clientes pueden comprar pescado fresco o degustarlo in situ ya cortado.

No es de extrañar, por tanto, que el pescado esté presente en cinco de los siete platos regionales de Jejudo: sopa de pez espada, sopa de erizo de mar, sopa de pez damisela crudo, sopa de sepia cruda y besugo a la brasa. Los otros dos, unas tortitas de trigo sarraceno al estilo Jeju y una sopa de pasta y carne de cerdo, son asimismo exquisiteces regionales que no pueden faltar en esta lista.

Jejudo es especialmente famosa por las magníficas mandarinas (gamgyul) que crecen en Seogwipo, ciudad situada al sur de la isla, y posee además vastos campos en los que pastan caballos, por lo que también es sencillo conseguir carne de este animal. Finalmente, el cerdo negro de Jejudo es muy conocido tanto en la isla como en el resto del país.

Cheonan   

    
  • Facebook
  • Twitter
   

    

Desde que el rey Taejo, de la dinastía Goryeo, la bautizara como “el lugar más tranquilo bajo el cielo”, Cheonan se ha afianzado como el eje neurálgico de transportes de la República de Corea gracias a su céntrica ubicación y su cercanía a la capital.

El Samgeori (“intersección de tres vías”) de Cheonan tuvo gran importancia durante cientos de años como el lugar donde se bifurcaba el Samnamdaero, un largo camino que empezaba en Seúl. Un ramal conducía hacia la región de Yeongnam, al sureste, y el otro hacia la región de Honam, al suroeste. En la actualidad, el Samgeori se conserva como un parque, y en sus inmediaciones se encuentran autopistas que conducen a las mencionadas regiones del sur del país.

Cerca de la terminal de autobuses de Cheonan se encuentra la Galería Arario. Dicho centro cultural, que ganó el Premio del Primer Ministro en 2007, incluye exposiciones artísticas, 28 instalaciones de arte moderno, un centro comercial con numerosas tiendas y cines.

Los amantes de la gastronomía pueden desplazarse a la periferia este de Cheonan para visitar la calle Soondae y sus 20 restaurantes diferentes especializados en sundae, o morcilla coreana. Allí, las tripas de cerdo se rellenan con repollo, cebolla y fideos de cristal, obteniendo un sabor y una textura únicos.

Asimismo, Cheonan cuenta con un paraje turístico lleno de complejos de ocio, que gozan de manantiales termales, parques acuáticos, fuentes y apartamentos. Y en el Centro de Artes de Cheonan se representan constantemente funciones diversas, que van desde óperas hasta musicales.

Daejeon

  • Facebook
  • Twitter

Puente de la expo de Daejeon 

Fiel a su significado primigenio, Daejeon (“el campo grande”) se ha convertido en la quinta ciudad más poblada de la República de Corea, con sus 1,5 millones de habitantes.

Desde que albergase con éxito la Expo’93 de Daejeon, la ciudad ha sido proclamada como el núcleo científico y tecnológico de la nación. La presencia de instalaciones vanguardistas como el Instituto Coreano de Ciencia y Tecnología Avanzadas (KAIST, por sus siglas en inglés), y el Instituto de Investigaciones sobre Electrónica y Telecomunicaciones (ETRI) no hacen sino reforzar esa reputación.

El lugar donde se celebró la Expo hace más de 20 años, ha sido bautizado como el “Parque Científico de la Expo de Daejeon”. Allí, los visitantes pueden subir a la Hanbit-tap (una torre con vistas a toda la ciudad) y recorrer las diversas exposiciones, como el Pabellón de la Simulación, el abovedado Pabellón de la Imagen, y el Pabellón de la Energía Eléctrica.

A la orilla del río, se extiende el Arboreto Hanbat, la plantación de árboles destinada a fines científicos más grande de la República de Corea. Está situado en el Gran Parque Dunsan, donde también se encuentran centros culturales y artísticos como el Pabellón de las Artes Escénicas, el Museo de Arte Metropolitano y el Centro Cultural Juvenil Pyeongsong.

La famosa Calle Cultural ‘Euneungjeongi’, situada entre la Estación de Daejeon y la calle Joongang, cuenta con 150 negocios de carácter cultural, incluidas galerías de arte, teatros, talleres de alfarería y tiendas de antigüedades.

Hoy en día, en esta zona especialmente bulliciosa de Daejeon se celebra una amplia variedad de festivales anuales. En 2013, se inauguró allí el Sky Road, una galería comercial cubierta con pantallas LED en el techo.

Para disfrutar de una experiencia más relajante, el Barrio de Yuseong, en la parte occidental de Daejeon, alberga el balneario de aguas termales más grande del país. El balneario de Yuseong goza de una dilatada historia en Corea; no en vano, se hace referencia a él en fuentes históricas que se remontan al antiquísimo reino de Baekje. A partir de 1970, se construyeron en sus alrededores servicios e instalaciones de ocio modernas como balnearios, hoteles y restaurantes. En la actualidad atrae a más de dos millones de turistas cada año. Un lugar perfecto para relajarse.

Y con está última parada, terminamos nuestro recorrido por las 6 ciudades que acogen el Mundial sub 20. Realmente, cada rincón es digno de visitar, ¿con cuál te quedas tu?

Entradas relacionadas