La búsqueda de los padres biológicos en Corea

búsqueda padres biológicos coreanos
búsqueda padres biológicos coreanos

El caso de Kara: Buscando a sus padres biológicos

Kara Bos tenía dos años cuando fue encontrada por las autoridades en un mercado de Goesan un condado en Chungcheong del Norte, en Corea del Sur. La pequeña Kara se llamaba entonces Kang Mee Sook y había sido abandonada.

Una pareja de Michigan la adoptó y durante muchos años Kara no tenía mucho interés por sus orígenes. No obstante, cuando Kara tuvo hijos se dio cuenta de lo dolorosa y traumática que debe de haber sido la experiencia de su madre al separarse de ella. Empezó una larga lucha con un alto coste emocional y económico para descubrir quienes eran sus progenitores biológicos. Dado que era indocumentada (cuando la encontraron sólo sabía su nombre y su edad) no iba a ser una tarea fácil.

Mejoras en la búsqueda de los padres biológicos con el nuevo sistema

Es cierto que en los viejos tiempos el gobierno coreano no era tan estricto en la regulación de la publicidad extranjera. Algunos niños habían sido adoptados sin tener la documentación actual sobre sus orígenes. Las cosas, sin embargo, han cambiado ahora gracias a la enmienda de la ley de adopción coreana y los esfuerzos del gobierno.

Hay varias organizaciones que ayudan a encontrar a los padres biológicos y a sus familiares en Corea, como el Centro Nacional Coreano para los Derechos del Niño y G.O.A.’L – una organización fundada por adoptados en 1998-.

 

Búsquedas por ADN 

 

Además, el gobierno coreano inició un nuevo sistema de búsqueda de familias en 2020 de forma que una persona adoptada en el extranjero -fuera de Corea- puede visitar el consulado coreano en su país actual para proporcionar su muestra de ADN. Luego, el gobierno coreano utilizará esta muestra para encontrar cualquier coincidencia en su base de datos. Los adoptados en el extranjero que deseen encontrar una familia deben solicitar una “Solicitud de divulgación de información de adopción” a la Garantía de los derechos del niño. A través de esto, si recibe una “confirmación” que indica que no queda información de los padres biológicos, puede someterse a pruebas genéticas a través de reservas anticipadas en 34 misiones diplomáticas ubicadas en 14 países de adopción en el extranjero.

Los especímenes recolectados mediante pruebas genéticas en misiones diplomáticas en el exterior se envían a la Agencia Nacional de Policía a través de valijas diplomáticas para ser comparados con la información genética de la familia de la persona desaparecida. Si se encuentra un gen compatible, el proceso de reunión se lleva a cabo con el apoyo de la Agencia de Garantía de los Derechos del Niño después de una segunda verificación. Si los niños no emparentados que son adoptados en el extranjero desde Corea quieren encontrar a sus familias, es posible recolectar y registrar los genes del adoptado a través de misiones diplomáticas en el extranjero.

Y esto fue lo que hizo Kara. Logró encontrar a su padre biológico en Corea del Sur después de obtener una orden de prueba de ADN del Tribunal de Familia de Corea.

El caso de Kara no es aislado

Según la policía, unos 170.000 niños fueron adoptados en 14 países en el extranjero durante los 60 años de la posguerra, de los cuales unos 30.000 niños no estaban emparentados debido al abandono (en los casos en que no se dejó información sobre sus padres biológicos). Antes de la cooperación de los ministerios relacionados, para registrar sus genes, los niños desaparecidos no emparentados adoptados en el extranjero tenían que visitar la estación de policía después de ingresar a Corea para registrarse.

Sin embargo, gracias a este sistema se ha contribuido en gran medida a mejorar la comodidad de los adoptados al permitir que los adoptados en el extranjero que deseen encontrar a sus propios familiares se sometan fácilmente a pruebas genéticas a nivel local sin visitar Corea. También se considera de gran importancia, ya que el método se ha ampliado para que los “niños desaparecidos desde hace mucho tiempo” que probablemente sean adoptados en el extranjero puedan encontrarse en el extranjero.

No todos los finales son felices

Cuando finalmente Kara descubrió la identidad de su padre biológico en Corea del Sur, viajó a Seúl y se plantó en su puerta. El señor de ochenta y cinco años, único vínculo que le quedaba con la información sobre quién era su madre y cuáles eran sus circunstancias cuando la abandonó, no quiso recibirla. Y aunque a través de la justicia pudo obligar a las fuentes a que revelaran información sobre su padre y a éste a que se hiciera la prueba del ADN, no se puede obligar a nadie a ser comprensivo ni mucho menos afectuoso. Por el lado positivo, Kara se sintió mejor: había conseguido encontrar a su padre, algo que muchos decían que era imposible y hacían que dudara de ella misma.

 

Un funcionario del Ministerio de Salud y Bienestar Social dijo: “Fue lamentable encontrar casos en los que fue difícil encontrar padres biológicos debido a la falta de información, pero espero que más adoptados tengan más oportunidades de encontrar padres biológicos a través de esta prueba genética”. “Con la revisión, planeamos revisar los planes para establecer una base legal para la prestación de servicios, como el establecimiento de una base de datos de información genética para los adoptados y los padres biológicos”.

Puede que te interese:

Recuerda seguirnos en Twitter e Instagram para contenido a diario y noticias. ¡Mantente informado!

Acerca de Anabel Guardia 20 Articles
HOla!

Be the first to comment

Leave a Reply